¿Su identidad visual tiene el mismo discurso que sus prácticas comerciales y su ADN?